viernes, 7 de julio de 2017

La Senda Sevillano


Alberto Sevillano Herrera, residente frecuente en Cercedilla, miembro Fundador de la Peña de los Lunes Amigos de la Montaña, en los años 80 junto a otros compañeros del por entonces Banco Exterior de España: Pepe Gutiérrez, Luis García y Federico Sagrario, remarcó la antigua subida a Navarrulaque por la vertiente de “La Cancha”. Esta ruta se conoce hoy como Senda Sevillano y está señalizada con hitos de piedras desde su comienzo en la conocida como Piedra de Pablo, hasta el Mirador de Luis Rosales. Dicha roca es conocida así en honor a otro antiguo compañero del BEX y también residente en Cercedilla y senderista por largos años, Pablo Sangüesa.


La Piedra de Pablo en el inicio de la senda.
El cartel indicador ha sido retirado
(Foto Marga Estebaranz)

Más tarde fue incluida en la ruta marcada con un círculo amarillo, que se inicia en Las Dehesas y sigue por Majavilán, sube por la Vereda del Ángel, Rasos de Pedro Morales, Senda Sevillano, Navarrulaque, Majalasna, Senda de los Alevines, Collado Ventoso y bajando por el Camino Schmidt hasta los Corralillos de Majavilán.
Es una ruta de dificultad media-alta y de 5 a 6 horas de duración.

En muchos sitios de internet está equivocádamente nombrada como senda DE LOS Sevillanos, error que no está muy claro de dónde procede aunque está bastante extendido. Cabe destacar por su exactitud su inclusión en la excelente web de TROTAMONTES


Dentro del recorrido de la Senda Sevillano se encontrarán con un túmulo de piedras que recuerdan ciertos eventos familiares y también rememoran el rescate que al propio marcador de la Senda le hicieron los bomberos cuando bajando por ella en 2003 una caída le produjo la rotura de la cadera izquierda. Es tradición en la Familia Sevillano añadir una nueva piedra cada vez que se llega al lugar, tradición que a lo largo de los años ha creado un importante hito en la senda.

Cabe destacar que la Peña de los Lunes, después de muchos años, sigue funcionando y por ella han pasado decenas de senderistas que siguen saliendo a caminar puntualmente cada lunes del año. Tres de los cuatro fundadores siguen cumpliendo fielmente cada lunes.

sábado, 14 de enero de 2017

HISTORIAS DE UN ESPECTADOR DE CANTERA (Siete años después)


Esta "mítica" serie se vió interrumpida por mi primera operación de retina. La última entrada data nada menos que de Noviembre de 2010. En aquel entonces el canterano al que seguíamos era cadete y justo en esa entrada hablaba de que me había perdido el debut del pequeño.

Hoy, siete años después, seguimos viendo partidos de cantera, el pequeño es cadete, este año no lleva "el número de Pancho" sino que lleva el 13, ´"el numero de Nacho". Seguimos madrugando y viajando por la Comunidad de Madrid y disfrutamos de la verdadera esencia y de los valores del Estudiantes.

Hoy nos ha tocado marcharnos a Alcorcón y ha sido uno de esos partidos entretenidos, en un gimnasio con olor a sudor viejo de muchas camisetas, con espalderas en las paredes y bancos pegados a la raya de banda para sentarse. Pura cantera. Lo de menos es que se ha saldado con una ictoria contundente 40-78 consolidada con un último cuarto casi perfecto en el que el rival apenas ha encestado

Esta temporada es prácticamente el único baloncesto que estamos viendo en directo. El Estu ACB este año "no nos representa" y después de más de 20 años he dejado de abonarme. Eso sí, gracias a la evolución de la tecnología no hay que seguir los partidos por la infame jornada virtual sino que todos se pueden ver tranquilamente en televisión.

lunes, 9 de enero de 2017

YES: Tales from Topographic Oceans


Tengo que volver a hablar de YES y de uno de sus discos, inevitablemente.

En la imagen se puede ver el vinilo que me compré hace 40 años, en 1976. De hecho fue el primer disco de YES que tuve. Aquel día fui a Discoplay, a los Sótanos de Gran Vía a comprar el Yessongs, triple. Pero no lo tenían en ese momento. Era el único disco que había oído entonces y era el que quería y para el que había estado ahorrando. Y entonces la cuestión era, o bien irse de vacío, o bien comprar otra cosa.

Había dos discos dobles de YES. Uno se llamaba Begginnings y el otro era el Tales. Yo no sabía que aquel contenía los dos primeros discos editados y me puse a mirar más en detalle el segundo. La portada era mucho más bonita y en el interior estaban las letras. Me fijé inmediatamente en una estrofa que empezaba ... RELAYER... y pensé, iluso de mi, anda igual este es el Relayer le llaman así por algo. Y ahí mismo me decidí. Lo bueno es que como me costó solamente 550 pesetas y llevaba más me pude comprar el In Rock de Deep Purple que fue una gran compra también.

Los reyes Magos, 40 años después me han traído la edición definitiva, con las mezclas originales , nuevas mezclas en 5.1 hechas por Steven Wilson y toda clase de extras. Esta es nada menos que la SÉPTIMA vez que compro el Tales en alguna versión o reedición...

Dicen que entre los amantes de YES Tales from Topographic Oceans es amado u odiado. Es evidente que yo lo AMO, MUCHO.



El solo de Rick Wakeman en el minuto 18 fue el primer flechazo del disco. Luego vinieron muchos más.

miércoles, 4 de enero de 2017

Close to the Edge

¿Cuántas veces puede uno escuchar una canción? Infinitas.

Close to the Edge es algo más que una canción. La versión en estudio dura más de 18 minutos. Así que mejor llamarla pieza o tema que simplemente canción. Eran otros tiempos, cuando la duración estaba limitada por el espacio de una cara de un LP, sin limitaciones de ese tipo igual hubiera sido más larga, quién sabe.

YES estaban en el pináculo de su creatividad y desde los trinos del inicio las ideas geniales se desbordan. No me voy a poner a diseccionar el tema ahora, ya se ha hecho demasiadas veces, pero para mi es absolutamente gloriosa. Y la oigo y la oigo sin descanso, creo que me sé cada nota.

Lo curioso es que al principio, siendo la cara 5 del Yessongs (Triple album) no la había oído detalladamente. Y fue cuando llevé a mi padre a verla al cine cuando la descubrí. Pero de eso ya hablaré otro día.

Acabo de volver a escucharla. ¿Se nota?

lunes, 21 de julio de 2014

Un grupo una canción (o casi)

Bandas con un solo éxito, bandas de las que solo conocemos un tema hay montones en la historia. Aquí va una pequeña selección personal de grupos de los que solamente se recuerda una canción, o casi.

RAM JAM son un caso prototípico, de ellos tengo este single y conozco una versión "extendida" de la canción con un solo de guitarra mucho más largo y absolutamente nada más. Un exitazo de lo más efímero. Eso sí, rock de alto calibre.



En la New Wave y los primeros 80 la efervescencia de bandas provocó que el fenómeno fuera aún más frecuente, o al menos más fácil de conocer grupos que luego desaparecían.

SPIDER, grupo sudafricano con chicas. Este single me gustó desde que lo escuché e incluso llegué a encontrar, de oferta, el LP que lo contenía. No recuerdo ninguna otra canción, así que no debían ser muy allá.



Con HEROES me pasó lo mismo. Esta canción me parece una obra maestra, pero el resto del LP es fácilmente olvidable, y de hecho, olvidado está. Pero "esta clase de mujeres" merecen toda tu atención



CODE BLUE, otra banda efímera con apenas un LP que yo sepa. Este ni siquiera llegué a tenerlo, aunque esta canción siempre ha estado presente en mi recuerdo por su calidad.



Siempre recordaré al "Profesor" presentando esta canción en "El Buho": "Dedicado al Camón de Cabugo, estos chicos de la new Wave inglesa". Fue el primer single de los NEW ADVENTURES y nunca más volví a escuchar nada de ellos.



TOMMY TUTONE y su Jenny volvieron no hace demasiado a la actualidad por el extraordinario parecido del riff de guitarra de Radio Nowhere del Boos con el riff principal de esta. Es un clásico de la época, pero la banda de Los Ángeles no tuvo más en su corta carrera.



B MOVIE y su chica de ninguna parte sonaron hasta la saciedad en su día y aún hoy lo siguen haciendo en la emisora de "los éxitos de los 80 y los 90", pero el grupo nunca fue capaz de hacer otra canción a la altura, o al menos yo no la conozco.



Y eso es todo amigos... Si me acuerdo de alguna más, haremos otra entrega musica.

Disfrutadlo e incluso, podéis comentarlo.

martes, 8 de julio de 2014

Música desde "Allí Abajo"


Por "culpa" de cierta señorita me he puesto a pensar en música de las antípodas. He empezado a pensar en grupos de Downunder que me gustaran o que conociera para ver cuantos me salían. El resultado es este:

Si hay que hablar de música australiana, hay que empezar, como no, por The Easybeats. En los 60 fueron el grupo más internacional y tuvieron un exitazo que se convirtió en todo un clásico: Friday on my Mind.



Personalmente no puedo dejar pasar la ocasión de hablar de los Easybeats sin citar otra de sus grandes canciones pero en una versión espectacular, que es una de mis canciones "españolas" favoritas de todos los tiempos: Bring a Little Lovin' versioneada por Los Bravos con Mike Kennedy.



Uno de los miembros de los Easybeats, principal compositor junto a Harry Vanda era George Young. "Casualmente" el hermano mayor de Malcom y Angus y responsable en gran medida de que naciera AC/DC. El grupo australiano más grande de la historia. Queda poco que decir a estas alturas de ellos, salvo desear que Malcom se recupere pronto.



El rollo "acedece" en los 70 lo siguieron Rose Tatoo, con la pinta y la voz características de Angry Anderson a la cabeza.



Airbourne son mucho más actuales, pero también tienen un toque acedecé indudable



Y aún más jóvenes son Tracer, muy cañeros y con todo el futuro por delante



Vanda y Young después de dejar los Easybeats se dedicaron sobre todo a la producción y a trabajar en el estudio. Pero su facilidad para componer grandes canciones se plasmó en Flash & The Pan que de ser un grupo puramente de experimento en el estudio acabaron grabando varios discos con un cierto éxito.



Un éxito efímero en los 80, pero Men at Work, con esta y otras canciones, como Who can it be now, son inolvidables



Midnight Oil, autores de este clásico instantáneo



De Australia han llegado potentísimos grupos de powerpop como les llaman algunos. Los mejores, los Hoodoo Gurus.



Siguiendo con el mismo estilo, unos clásicos, The Chevelles



Y el omnipresente Dom Mariani.



The Pyramidiacs, casi más conocidos por aquí que por allí.



Y para cerrar otros clásicos ochenteros que yo creía que eran australianos pero que resulta que son kiwis. Split Enz



Seguro que hay muchos más, pero creo que estos son mis favoritos, sin duda.

martes, 11 de junio de 2013

THE WHO + VINTAGE TROUBLE, The O2 Dublin, 8 de marzo de 2013.




De las dos obras conceptuales de The Who, Quadrophenia es, para mi, la más rica musicalmente y la que ha tenido una influencia más grande en mi vida, desde el disco censurado de la época franquista hasta que llegó la película y nos convertimos en más o menos fervientes mods. Durante algún tiempo el cántico de "We are mods we're mods" fue una constante en nuestras juergas.


Por eso la oportunidad de disfrutar de la obra completa en orden de principio a fin era muy golosa. Siendo en Dublin, donde en ese momento teníamos a mi sobrino emigrado fue lo que lo convirtió en irresistible y nos hizo lanzarnos a comprar las entradas.



Cuando recibí las entradas vi anunciado a Vintage Trouble como teloneros. No tenía ni idea de quienes eran o qué hacían pero dado que las otras dos veces The Who llevaron teloneros muy interesantes me puse a investigar y
efectivamente, no defraudaban en absoluto.



Finalmente y a últimisima hora, como mi sobrino decidió dejar Dublin y marcharse al quinto pino, cuando parecía que la entrada se iba a quedar vacía, consseguimos que uno de sus amigos españoles aún residentes allí se apuntara. Creo que a Adrian no se le va a olvidar el día, no siempre te invitan a ver un concierto de este calibre de repente. Y la verdad es que personalmente me encantó, hubiera sido una pena desperdiciar una entrada así y revenderla, viendo la calaña de los reventas "oficiales" hubiera sido un riesgo más que notable.



Después de encontrarnos con él y tomar una cervecita en el "bar de al lado" escuchando música de los Who y rodeados de camisetas con la diana, entramos tranquilamente al recinto. La verdad es que es un gusto ir a conciertos fuera de Españistán. El O2 es una instalación perfecta, maravillosamente accesible, con todos los servicios disponibles sin ningún problema, evidentemente tienen que ser capaces de servir cervezas al ritmo que se las beben los irlandeses, que es muy grande. Y el interior es perfecto, un auditorio con visibilidad ideal desde cualquier localidad y excelente sonido. Nuestros asientos estaban en el tercer nivel, pero nadie delante, una barandilla apropiada para apoyar los pies y a una distancia no excesiva del escenario.



Éste es amplio con dos pantallas de video a los lados y cuatro más en el centro, tres de ellas circulares y otra más grande entre ellas. No nos perdimos ni un detalle del buen espectáculo visual que los Who ofrecieron después.



La espera fue agradable, con cervecita y conversación hasta que a las 7:30 en punto Vintage Trouble tomaron la escena. Son un cuarteto de blues rock sólido con una voz llena de soul al frente. LA combinación es simplemente explosiva. El cantante Ty Tyler es heredero de lo mejor del soul clásico, de Otis, de Wilson o de James. a banda va perfectamente maqueada para tocar, también en el más puro estilo sesentero, con trajes y sombreros y nos regalan 40 minutos intensos con voces lujuriosas, guitarras afiladas y el ritmo caliente de lo más profundo del alma. Ty canta, baila, interacciona con el público y a partir de una sala semivacía consigue no solo calentar al personal como manda la obligación de un telonero, sino hacerle que se levante y aplauda con entusiasmo. En un momento dado Ty salta a la platea y se pasea hasta mitad del recinto. Suenan temas de su CD The Bomb Shelter Sessions aderezados con historias de Ty. Es un frontman de lujo que te deja con ganas de más. Esperemos que pronto tengamos ocasión de verles en un set completo.




Como estaba anunciado a las 8:30 en punto se apagan las luces y oímos el ruido del mar mientras en las pantallas se empieza a ver como rompen las olas en la playa. I Am the Sea rompe con garra en The Real Me y vemos a la banda al completo. Roger Daltrey en el centro con traje y la camisa abierta con sus ya clásicas gafitas azules y el pelo ensortijado. Pete Townsend como siempre a su izquierda con pantalón negro y una camiseta de rayas muy "marinera". A la derecha de Roger pero más al extremo del escenario Simon Townsend y Pino Palladino y detrás de él, protegido por láminas de metacrilato la enorme batería de Scott Devours y hasta ¡¡tres!! teclistas y una pequeña sección de viento en determinadas canciones.



La recreación de la música es impecable, suena perfecto, Roger en un estado vocal excelente, Pete cumpliendo en sus partes y más apoyo vocal no solo de Simon, que tiene sus trozos solistas, sino del resto de la banda. Sin apenas pausa entre canciones y con los interludios igual que en el disco (el boletin de noticias, la música del circo, la ráfaga de The Kids are Allright). El único pero es que Pino Palladino es un bajista excesivamente sobrio y está enterrado en la mezcla. Desgraciadamente con la desaparición de The Ox los Who eligieron pasar de un bajista prominente a uno simplemente competente.



En el instrumental Quadrophenia las pantallas de video nos enseñan un resumen en imágenes de la postguerra y los años 50 y 60, en las otras canciones vamos viendo a los mods y a los jóvenes Who en sus años más gloriosos. El montaje visual es excelente, tanto apoyando la historia con imágenes como dando detalles de la banda para los que estamos más alejados.


En The Dirty Jobs Simon toma las labores solistas apoyado por Daltrey en un duo excelente y después Roger Daltrey borda el Helpless Dancer con un torrente de voz perfecto, gran interpretación. Y el final del "Disco Uno" es tremendo, I Have Enough pone la piel de gallina y el coro impecable, con el sonido de banjo incluído me llevó al borde de las lágrimas.

Una vez más, prácticamente sin pausa llegó uno de los momentos álgidos de la noche, 5:15 es un cañonazo sonoro con los vientos sonando a toda potencia, rock de alto voltaje y entonces la primera sorpresa de la noche. La canción, gracias a la tecnología, tiene el solo de bajo de John Entwistle completo.



The Ox ametralla notas de bajo de sus dedos eléctricos desde las pantallas mientras Scott Devours hace una increíble demostración al tocar sincronizado con el video. La ovación es estruendosa antes, durante y después del solo. John había estado allí desde el principio y se hizo "presente".



Con lo cual lo que yo había pensado que podría ocurrir, lo hizo. Después de Sea an Sand y Drowned había que llamar al Bell Boy, y por supuesto el botones no es otro que Keith Moon y Moony se cantó sus partes desde el video con la consiguiente apoteosis de la audiencia. Inenarrable.

Encarando ya el final de la obra las emociones iban a toda leche. En Doctor Jimmy además de homenajear a John ya que incluye Is It Me, su tema, se ilustró con imágenes del incendio del West Pier de Brighton, una alegoría del final de una época. El video es otra vez protagonista durante el instrumental The Rock, ahora se hace un repaso de la segunda parte del siglo XX y hasta nuestros días, con abucheos estruendosos a la Dama de Hierro y repaso de los acontecimientos más importantes, quizá con escaso mensaje de actualidad que no hubiera estado de más. Eso sí, el final es perfecto con Pete destrozando el objetivo de la cámara con la guitarra.



Con tantas emociones juntas Love Reign O'er Me es el gran finale, Roger cantando con una profundidad y una emoción enorme y la banda sonando como un cañonazo, absolutamente espectacular, un cierre sublime y otra vez el publico aplaudiendo en pie durante largos minutos.

Y por fin Pete habló, palabras de agradecimiento a la audiencia y a Roger por montar la banda para su gira en solitario. Introducción de todos los músicos con cachondeo especial para su hermano Simon y pitos para su mención de que tienen parientes en Cork.



Logicamente el postre y después de una interpretación tan abrumadora, se dedica a canciones algo más obvias, pero la verdad es que no por obvias las íbamos a dejar de disfrutar, porque además la banda va ya como un tren desenfrenado, los visuales son impactantes y las canciones SON MUY BUENAS: Who are You, Behind Blue Eyes, Pinball Wizard y la locura final con Baba O'Riley y Won't Get Fooled Again, que las puedo escuchar millones de veces sin cansarme. Absolutamente increíble. Evidentemente la audiencia respondió tremendamente bien y las "standing Ovations" se repitieron una tras otra.



Tras agradecer y despedir a la banda los dos Who, Pete y Roger, Roger y Pete, se quedan solos en escena para interpretar Tea & Theatre el tema de Endless Wire. Un resumen perfecto de una vida en la carretera y una mirada al paso del tiempo y a la edad.



Y entre aplausos se retiraron abrazados, tras el epílogo de Roger "It's so good to be still standing". Los muy grandes nunca envejecen.



Y el cierre a un concierto memorable fue la oportunidd de departir unos minutos con los simpatiquísimos Vintage Trouble con firmas y foto incluídas y la esperanza de verles pronto por Españistán.


Una absoluta gozada de viaje. Nos queda la agradable sensación de que le debemos todavía mucho a Dublin y que hay que volver. Cualquier día para cualquier concierto, allí estaremos de nuevo.