viernes, 7 de julio de 2017

La Senda Sevillano


Alberto Sevillano Herrera, residente frecuente en Cercedilla, miembro Fundador de la Peña de los Lunes Amigos de la Montaña, en los años 80 junto a otros compañeros del por entonces Banco Exterior de España: Pepe Gutiérrez, Luis García y Federico Sagrario, remarcó la antigua subida a Navarrulaque por la vertiente de “La Cancha”. Esta ruta se conoce hoy como Senda Sevillano y está señalizada con hitos de piedras desde su comienzo en la conocida como Piedra de Pablo, hasta el Mirador de Luis Rosales. Dicha roca es conocida así en honor a otro antiguo compañero del BEX y también residente en Cercedilla y senderista por largos años, Pablo Sangüesa.


La Piedra de Pablo en el inicio de la senda.
El cartel indicador ha sido retirado
(Foto Marga Estebaranz)

Más tarde fue incluida en la ruta marcada con un círculo amarillo, que se inicia en Las Dehesas y sigue por Majavilán, sube por la Vereda del Ángel, Rasos de Pedro Morales, Senda Sevillano, Navarrulaque, Majalasna, Senda de los Alevines, Collado Ventoso y bajando por el Camino Schmidt hasta los Corralillos de Majavilán.
Es una ruta de dificultad media-alta y de 5 a 6 horas de duración.

En muchos sitios de internet está equivocádamente nombrada como senda DE LOS Sevillanos, error que no está muy claro de dónde procede aunque está bastante extendido. Cabe destacar por su exactitud su inclusión en la excelente web de TROTAMONTES


Dentro del recorrido de la Senda Sevillano se encontrarán con un túmulo de piedras que recuerdan ciertos eventos familiares y también rememoran el rescate que al propio marcador de la Senda le hicieron los bomberos cuando bajando por ella en 2003 una caída le produjo la rotura de la cadera izquierda. Es tradición en la Familia Sevillano añadir una nueva piedra cada vez que se llega al lugar, tradición que a lo largo de los años ha creado un importante hito en la senda.

Cabe destacar que la Peña de los Lunes, después de muchos años, sigue funcionando y por ella han pasado decenas de senderistas que siguen saliendo a caminar puntualmente cada lunes del año. Tres de los cuatro fundadores siguen cumpliendo fielmente cada lunes.

miércoles, 18 de enero de 2017

A SONG WITHIN A SONG (VI): Cercedilla 1970


(Foto cortesía de Iñaki Straatvaart)


En el verano del 70 mis padres ya decantaron las vacaciones futuras definitivamente y estuvimos en Cercedilla todo el verano. A mi padre le permitía coger el tren a las 6:25 de la mañana para llegar a currar a las 8 y volver cuando salía del Banco y nosotros podíamos evitar el calor de Madrid.

En cuanto a alojamientos el verano se dividió en tres etapas: Durante el mes de julio alquilamos una casa en las cercanías de la Residencia, esta vez en el Paseo de Francisco Muruve, una calle llena de chalets señoriales y casas divididas en varias. La nuestra era de estas últimas. En la foto superior se aprecia al fondo y está señalada en el plano. En la foto también se ve, abajo a la derecha la casa del verano anterior asomando entre los árboles.

Era una casa grande con una gran terraza triangular al final a la que se accedía por la cocina, estaba por debajo del nivel de la calle y para acceder al piso superior había una pasarela desde la misma que quedaba sobre una de las ventanas de nuestras habitaciones. Esto le quitaba mucha luz y si le añadimos que justo en la ventana había un arcón oscuro, se convirtió en la habitación del muerto, que dormía en el arcón, y nadie quería pasar la noche allí.


Por supuesto teníamos un amplio jardín compartido y pegado al jardín de la casa vecina. Además la ventaja de que el muro bajo que delimitaba el jardín daba a la estación y era muy sencillo saltar y cruzar las vías para llegar a la piscina que estaba justo al otro lado. Curiosamente junto a la Residencia, casi pared con pared estaba la Discoteca El Mono que en aquel entonces también tenía una piscina muy concurrida.

En la casa del al lado de la nuestra había una larga familia, con muchos hermanos que solían poner música y que se oía perfectamtente. Y la canción de aquel verano, indiscutiblemente fue esta:



Se convirtió instantáneamente en un imprescindible en nuestras celebraciones familiares, cuando con los coros de mis hermanas cantábamos aquello "EYUUS MAMACÁN, EYUUSS BEIBICAN, PAPARUEEEEE..." Estuvimos años cantándola a la menor oportunidad. Y yo hacía la voz de la rubia.

La primera quincena de agosto la pasamos alojados en la mismísima Residencia, la única vez que estuvimos un turno en verano. Eso significaba desayunos comidas y cenas en el comedor y con horario, todo muy rico. Piscina y demás. Creo recordar que además hubo una pequeña epidemia de algo con bastante gente enferma y en la cama. Pero no podría asegurarlo, es un recuerdo muy muy vago.

Y por fin el final del verano fue muy raro, porque nos metimos todos en otra casa, en la otra punta del pueblo, enfrente de lo que luego fue uno de los míticos lugares, Kakios. No recuerdo si desde allí bajábamos a diario a la piscina, supongo que no.

Recordaba muy vívidamente haber visto la final del mundial de Mexico 70 en aquella casa. Me acuerdo perfectamente de Pelé, Jeirzinho, Rivelino, etc... Pero la Wikipedia dice que fue en Junio, así que es imposible que la viera allí.


Más o menos de aquella época es otra canción que también fue uno de nuestros grandes éxitos interpretativos. También era un hit obligado en los coros familiares. Y es una canción muy bonita además.



En el próximo capítulo seguiremos en Cercedilla... En "La Pradera".

(Continuará)


Capítulos anteriores





martes, 17 de enero de 2017

El mejor disco de YES de 2016 no es de YES.


Desde que Jon Anderson dejara YES por sus problemas físicos y antes del desgraciado fallecimiento de Chris Squire, YES grabaron dos discos de estudio, uno con cada uno de los sustitutos de Anderson, Fly from Here con Benoit David y Heaven and Earth con "el otro Jon" Davidson. Ambos están entre lo peor que se ha distribuido como YES o incluso peor que muchos discos en solitario de los miembros de la banda.

Ahora mismo y tras la muerte de Squire, YES siguen girando tocando siempre material viejo, con Billy Sherwood en el puesto de bajista y el infame Geoff Downes en los teclados. Jon Davidson, evidentemente no es Anderson, no es un mal cantante pero al final la sensación de esto no es lo que debería ser es excesivamente grande. Alan White hace mucho que no está para mantener el pulso de la banda y esto se comprobó este veran cuando tuvo que ser operado de la espalda y sustituido por un batería más joven, la diferencia era notable y dejaba muy expuesto al bueno de Alan. Solo el maestro Howe sigue ahí dando la talla, pero a estas alturas ya no parece suficiente.

Jon Anderson mientras tanto ha estado girando en solitario, manteniendo su espíritu de hippie en los mundos de yupi y sobre todo conservando una voz maravillosa. Sus colaboraciones durante este tiempo son numerosas pero siempre en directo. Muy recomendable su concierto en Islandia con Todmobile.



En 2014 y con ocasión del Progressive Nation at Sea, Jon Anderson se unió a Transatlantic para el set de fin de fiesta. De ahí nació la colaboración con Roine Stolt.


Roine Stolt es uno de los personajes capitales del Rock Progresivo actual, desde sus comienzos con Kaipa y su definitivo encumbramiento con The Flower Kings, Stolt ha participado en numerosos proyectos colaborativos, como Agents of Mercy o los inicios de The Tangent, el año pasado girando con Steve Hackett y en los últims años se ha consolidado además con Transatlantic, cuya carrera ya es de lo más destacado del siglo XXI.



A partir de composiciones que Jon Anderson había ido recopilando con el tiempo, colaboraciones variadaas a través de internet y a distancia, él y Roine fueron construyendo el disco que nos ocupa, Invention of Knowledge,

Roine se rodeó de amigos para la grabación, desde la sección rítmica de los mismos Flower Kings pasando por voces de sobra conocidas como Nad Sylvian (Unifaun, Agents of Mercy, Steve Hackett) o personajes cercanos al YesWorld como Tom Brislin.

De esta forma las ideas y las temáticas habituales de Anderson sobre el mundo y la vida se empaquetan con una riqueza musical y vocal que está mucho más cerca de YES que los propios YES de la actualidad. Con intención los arreglos están siempre dentro de los parámetros que uno esperaria, incluso hay sonidos que vienen directamente de los 70 unos de Yes y otros de Sunhillow.

El resultado es un disco maravillosamente retro y a la vez actual. Con todo lo que un fan de YES puede esperar. Desde la portada hasta la última nota estamos ante el mejor disco de YES de la última década. Tampoco pasa nada porque no sea de YES.

Personalmente espero que la colaboración siga y espero que Jon por fin saque la continuación de Olias que lleva tanto tiempo prometiendo.

lunes, 16 de enero de 2017

A SONG WITHIN A SONG (V): Verano del 69 ¡¡Cercedilla!!

El año 69 fue un año importante en mi familia.

En febrero nació Mauri y ya estábamos todos. Y luego en Agosto y por primera vez, mis padres alquilaron una casa en Cercedilla.

¿Porqué en Cercedilla? Pues por razones de economía y comodidad. Mi padre trabajaba en el Banco Exterior de España, parte de la banca pública franquista que años más tarde sería privatizada por el PSOE como Argentaria. Y en aquel entonces todos los bancos tenían beneficios para sus empleados, entre ellos Residencias. En Cercedilla de hecho y siendo un pueblo tan pequeño había para todos los gustos, desde el mismo Banco de España, pasando por el mencionado BEX, al Central y el Banesto, el rural, etc...

Centrándonos en la mítica residencia del BEX, conocida antes como Las Cigüeñas, había sido un hotel. Su figura característica junto a la estación, así como las estructuras de la piscina, eran todo un referente en Cercedilla.

Teniendo unas instalaciones de ese calibre disponibles, mi padre decidió alquilar una casa por un mes a escasos metros, como se puede apreciar en el plano. Es la casa de la esquina, derruida actualmente.


Me quedan recuerdos de aquella casa, tenía una amplia terraza y mi cuarto estaba a la derecha del salón, justo donde ahora hay un agujero en el techo. Uno de los lujos de alquilar es que por primera vez conseguí una habitación para mi solo, cosa que en casa era imposible. Otro recuerdo imborrable es el espectáculo que daba de vez en cuando lo que llamábamos "La Cafetera", que era, nada menos que una locomotora de vapor que usaban en la estación de vez en cuando para mover vagones y que, lógicamente, para críos de nuestra edad, era un espectáculo en sí misma.


Otro recuerdo imperecedero fue la visita de mi abuelo para darnos la noticia del nacimiento de mi prima. Le recuerdo llegando de noche y sentado a la mesa con la camisa remangada cenando y hablando con mis padres.

Hicimos amigos y enemigos entre los chavales cercanos y sobre todo nos bañamos mañana y tarde en la piscina de la Residencia. LA foto aparentemente es del año 62, pero entonces no había mucha diferencia.


Los trampolines inferiores estaban a unos dos metros del agua, mientras la palanca superior, a la que por aquel entonces ni se nos ocurría acercarnos, estaba a cuatro metros de altura. El foso de saltos tenía cuatro metros y medio de profundidad. Era una piscina preciosa y en la que, salvo los fines de semana, no había demasiada gente.

Los residentes cambiaban cada 15 días, había dos días entre turno y turno para el mantenimiento y la limpieza a fondo y luego nuevo turno con nuevas oportunidades de conocer gente y hacer amigos.


La realidad es que no tengo realmente música asociada con aquel verano en concreto, sí con el siguiente, pero para eso habrá que esperar. De todas formas y para no perder el espíritu de la serie os dejo una canción. Creo que es posterior, pero es una letra que recuerdo perfectamente de aquellos años mozos, me recuerdo a mi mismo cantándola mientras jugaba al frontón en el lateral de mi bloque en el barrio. Me encantaba el nombre de Mónica.




(Continuará)

Capítulos anteriores










domingo, 15 de enero de 2017

ASWAS: En Capítulos anteriores

Mañana continuaremos con la Serie A SONG WHITHIN A SONG o mi pretendida autobiografía en canciones.

Me he dado cuenta de que los primeros "episodios" es posible que se hayan perdido en el tiempo ya que lo empecé hace mucho. Por lo tanto es un buen momento para recordarlos antes de continuar, como se hace en las buenas series al principio de la nueva temporada.

El prólogo en el que cuento de qué va y qué es lo que me propongo:

- A Song Within a Song: Mi autobiografía en canciones (I) Introducción.

En el primer episodio real, además de "disfrutar" de hermosas fotos de mi menda cuando era un rollito de carne, hablo de mis primeros recuerdos musicales:

- A Song Within a Song: (II) Un tierno infante.

El siguente da un salto hasta 1968, el "verano del amor" en San Francisco y un verano muy musical en mi caso:

A Song Within A Song (III): Verano del 68.

Y el último hasta ahora data de hace pocos días y habla de la música en los primeros años del cole:

A Song Whitin a Song (IV): Música en el cole I.

Espero con esto despertar el interés de mis 16 lectores y que la continuación arranque con verdadera fuerza. Mañana hablarmos de Cercedilla.

Salud

Continúa en

A SONG WITHIN A SONG (V): Verano del 69 ¡¡Cercedilla!!

A SONG WITHIN A SONG (VI): Cercedilla 1970

sábado, 14 de enero de 2017

HISTORIAS DE UN ESPECTADOR DE CANTERA (Siete años después)


Esta "mítica" serie se vió interrumpida por mi primera operación de retina. La última entrada data nada menos que de Noviembre de 2010. En aquel entonces el canterano al que seguíamos era cadete y justo en esa entrada hablaba de que me había perdido el debut del pequeño.

Hoy, siete años después, seguimos viendo partidos de cantera, el pequeño es cadete, este año no lleva "el número de Pancho" sino que lleva el 13, ´"el numero de Nacho". Seguimos madrugando y viajando por la Comunidad de Madrid y disfrutamos de la verdadera esencia y de los valores del Estudiantes.

Hoy nos ha tocado marcharnos a Alcorcón y ha sido uno de esos partidos entretenidos, en un gimnasio con olor a sudor viejo de muchas camisetas, con espalderas en las paredes y bancos pegados a la raya de banda para sentarse. Pura cantera. Lo de menos es que se ha saldado con una ictoria contundente 40-78 consolidada con un último cuarto casi perfecto en el que el rival apenas ha encestado

Esta temporada es prácticamente el único baloncesto que estamos viendo en directo. El Estu ACB este año "no nos representa" y después de más de 20 años he dejado de abonarme. Eso sí, gracias a la evolución de la tecnología no hay que seguir los partidos por la infame jornada virtual sino que todos se pueden ver tranquilamente en televisión.

viernes, 13 de enero de 2017

De Izquierdas



El panorama político está hecho un lío, ¿no?, al menos eso es lo que nos dicen un día tras otro. Sobre todo en la llamada "izquierda" española. Un día sí y otro también se leen artículos abundando en la división de la izquierda. Y yo no hago más que plantearme si en realidad es que la izquierda está dividida y desencantada o que no hacen más que machacar con ese argumento para evitar precisamente que la izquierda pueda dar una imagen diferente a la que interesa.

Para empezar está el autodenominado (mal) Partido Socialista Obrero Español. Desde que el PSOE dejó el marxismo como motor de su pensamiento ha ido derivando a posiciones liberales con una leve pátina social que se diluye inmediatamente ante los poderes fácticos. Las diferencias entre ellos y la derecha pura y dura es más de matiz y puramente cosmética que otra cosa. Personalmente calificar a personajes como Bono, Susana Díaz, Fernández Vara o Abel Caballero, poniendo como ejemplo a gente que últimamente está mucho en los medios, de izquierdistas me resulta casi hilarante. La razón fundamental por la que Marianete sigue en el Gobierno y no hay una alternativa diferente en este país es precisamente que todos esos personajes del PSOE oficial simplemente no podían y no pueden llevar la contraria al sistema establecido. Cierto es que el PSOE no ha tenido más remedio que apoyar a algunos Ayuntamientos del cambio pero no parece que eso esté siendo plato de gusto de verdad para ellos.

Otra cosa, seguramente, son las bases del partido, aunque cada vez me parece más gracioso que se vean "de izquierdas". Este pasado mes de octubre, justo después del bochornoso espectáculo del Comité Central en el que se cargaron a Sánchez, vi, en la caseta del PSOE de las fiestas de Chamartín, uno de los momentos más chuscos y patéticos que uno se pueda imaginar: Los que estaban trabajando en la caseta y un par de personas que habís se pusieron a cantar La Internacional puño en alto. Ni los Teleñecos oiga.

Y luego está Unidos Podemos y las mareas, ese conglomerado imposible "de 44 partidos" como nos vendían insistentemente los Cuñadanos en el interregno "en funciones". A pesar de todos los posibles errores cometidos, a pesar de la variedad y la tan cacareada inexperiencia, se está demostrando palmariamente en los lugares dónde se está gobernando, que las cosas se hacen mejor, con mejor criterio social, gestionando de una forma más racional y positiva y sobre todo pensando en la gente que lo necesita más.

Todo el resto no deja de ser ruido de fondo. A mi personalmente me gustaría más un proyecto radical y rupturista, pero reconozco que hay que jugar en el terreno del posibilismo muchas veces y sobre todo que hay un núcleo de votantes a los que va a ser muy difícil convencer con u discurso de ese estilo, y sin ese conjunto es muy díficil alcanzar una mayoría de Gobierno Y a lo primero que hay que aspirar, como dijo Anguita el mismo 21 de diciembre en Carne Cruda, es a ganar las siguientes elecciones, y para eso queda trabajo por hacer y mucha desinformación que digerir.

En esta era de militancia via Twitter y debates políticos en Facebook hay que hacer mucha más pedagogía que antes y tener mucho cuidado con las noticias que leemos y promocionamos. La lección básica del periodismo, osea contrastar las fuentes antes de dar una noticia, es algo que hay que hacer, aunque ahora ni los propios periodistas lo hacen.